PELIS DISNEY, nunca nos cansaremos de ellas

Empieza la película, y aparece fulminante el castillo que tanto nos hizo soñar.  “Si se puede soñar, se puede lograr decía el gran Walt Disney. Y lo logró. Creó un mundo de fantasía por el que miles de niños han pasado y que indudablemente nos marcó. ¿Quién de vosotras no quiso ser una princesa Disney? ¿Y quién de vosotros no empuñó una espada para derrotar al capitán Garfio? Bendita infancia….

Hace ya 84 años que Walt Disney daba a conocer al famoso e inigualable Mickey Mouse en el cortometraje Streamboat Willie. Desde ese momento, no han dejado de sucederse historias conmovedoras,  personajes insustituibles y canciones inolvidables.

“Trato de construir una personalidad plena para cada uno de nuestros dibujos animados, que tengan una personalidad propia” explicaba el propio Walt Disney. Y así ha sido.

Con el paso del tiempo, si de algo me he dado cuenta, ha sido de que estas películas, aparentemente infantiles, esconden entre toma y toma multitud de valores implícitos. Os pongo algunos ejemplos:

1937. Blancanieves, primer largometraje de Disney y ganadora de un óscar (con sus respectivos enanitos), nos enseñó algo tan básico como la bondad y la maldad a través de la temible bruja y la manzana (símbolo de tentación).

1941. No es más que otra forma de contar el famoso relato de “El Patito Feo”. Dumbo nos demostró que ser diferente no es un problema, sino que puede ser incluso una ventaja para destacar en la vida.

1942. Nominada a tres Oscar de la Academia, Bambi, junto a Tambor (amistad) y su amigo Búho (sabiduría) nos consiguió transmitir valores como el amor, la pérdida,   la madurez… en definitiva, la vida como un camino bello a la vez que lleno de baches.  

1991. La Bella y la Bestia. La belleza está en el interior. No hace falta añadir más.

Por último, las diferentes películas de Toy Story además de taquilleras, han sido muy aplaudidas por mayores y pequeños al mostrarnos la importancia de la amistad, la solidaridad, y la cooperación; y criticando, a la vez, el consumismo y el egoísmo.

Por otra parte, era muy propio de Walt recurrir a grandes obras literarias y presentarlas a través de una fachada más infantil que no llegaba nunca a perder la esencia. El Rey León (Hamlet, de Shakespeare) o Alicia en el País de las Maravillas (basada en el cuento de Lewis Carroll) son algunos casos.

Sin embargo, estas películas han sido criticadas por inculcar a los niños ideales inalcanzables y modelos tirando al machismo y racismo. Si bien es cierto, que en un principio podría haberse pensado así, la compañía, en estos últimos años,  ha demostrado lo contrario:

La mujer subordinada al hombre ha dado paso a la mujer luchadora, trabajadora y, sobre todo, emprendedora… Igualmente, la belleza física ha quedado en segundo plano dándose más importancia a la belleza interior. Y por último, son cada vez más frecuentes las princesas “internacionales” (india, china, de raza negra…). Estas características las reúnen películas como Pocahontas, Mulán o Tiana y el Sapo.

Podría continuar escribiendo líneas y más líneas, pero concluyo con otra frase fundamental del que fue y será “Padre” de nuestra infancia, Walt Disney:

“Piensa, cree, sueña y atrévete”

Inmaculada Mansilla Sánchez

One comment

  1. […] Como lo estáis leyendo. Había oído hablar del tan famoso libro de Shakespeare: Hamlet, pero lo veía imposible. Eran épocas distintas, personajes psicológicamente complejos, novelas dirigidas a un público prácticamente opuesto. Demasiado trágico para ser una peli Disney. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Give me Five

Bar de Copas

Un humano y una pluma

Una nueva historia cada día

Cindyrella

"Remember this, that very little is needed to make a happy life"

Subiéndome al podio

COMUNICACIÓN, TELEVISIÓN Y DEPORTE

Information and journalism

El arte no nació para ser comprendido, sino para ser amado.

La Mirada Critica

El arte no nació para ser comprendido, sino para ser amado.

Vivir para contarlo

En memoria de Agustín, maestro

Romina Colli.

Todos queremos ser escritores.

DOC Malalana

Documentación y Técnicas de Investigación

A %d blogueros les gusta esto: