La vida es sueño

Funciones completamente llenas. Entradas agotadas desde hace semanas. Muy pocos afortunados han logrado disfrutar de La Vida es Sueño, que desde el 18 de septiembre al 16 de diciembre se representa en el Teatro Pavón de Madrid, para luego iniciar una gira que le llevará por toda España y luego hasta Buenos Aires. Sin duda, todo un éxito, algo que no se dudaba tratándose de uno de los grandes clásicos de la literatura universal.

7534438604_0f535918eb_zTodos hemos oído hablar de La Vida es Sueño, de Calderón de la Barca, o por lo menos, hemos repetido eso de “que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”. ¿Es la vida un sueño? ¿Despertaremos en algún momento? ¿Seremos capaces de darnos cuenta de que estamos soñando? Incógnitas a las que la obra, dirigida por Helena Pimenta y con una fantástica Blanca Portillo en el papel de Segismundo, trata de dar respuesta.

El argumento es de sobra conocido. Segismundo, príncipe heredero, es encerrado nada más nacer en una torre apartada después de que su padre, el Rey Basilio, tras una predicción vista en las estrellas, crea en peligro el reino. Para comprobar que, en efecto, la profecía se está cumpliendo, el Rey manda traer a Segismundo a palacio. Confundido por la nueva realidad que se le presenta ante sus ojos, la locura se apodera de él y acaba causando la tragedia. De nuevo es conducido a la torre, pero dormido, de tal forma que cuando despierta y ve que sigue encarcelado, creerá que todo es un sueño. Y es aquí donde pronuncia su famoso monólogo

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Sin embargo, el pueblo, que ha sabido del castigo que sufre el príncipe legítimo, corre en su ayuda, y le apoya cuando, tras una batalla, logra su corona. Sin embargo, Segismundo actúa de forma completamente contraria a la profecía, y tras perdonar a su padre, llega a la conclusión de que se esté despierto o soñando, lo importante es obrar bien, palabras cargadas de sentido y que convierten a Segismundo en un rey justo, bueno y honrado.

Sin duda, una obra con la que Calderón de la Barca logró un puesto entre los más grandes. Una obra profunda cargada de sentido, que se convierte en una lectura increíble o, en su caso, una obra de teatro sin duda difícilmente olvidable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Give me Five

Bar de Copas

Un humano y una pluma

Una nueva historia cada día

Cindyrella

"Remember this, that very little is needed to make a happy life"

Subiéndome al podio

COMUNICACIÓN, TELEVISIÓN Y DEPORTE

Information and journalism

El arte no nació para ser comprendido, sino para ser amado.

La Mirada Critica

El arte no nació para ser comprendido, sino para ser amado.

Vivir para contarlo

En memoria de Agustín, maestro

Romina Colli.

Todos queremos ser escritores.

DOC Malalana

Documentación y Técnicas de Investigación

A %d blogueros les gusta esto: